sábado, 2 de octubre, 2010 8:24:57 [paginantes] MI SIONISMO Y YO - cap 9

De: Yossi May <yossimay@gmail.com>

MI SIONISMO Y YO - cap 9

Millones de personas tienen sus corazones en un país y sus vidas en otro. Millones dicen sentirse como en casa en dos países, dos continentes, dos culturas.
Ser leal a un país es algo único, bien definido. Pero la globalización, la inmigración y hasta los conflictos están creando sociedades biculturales en las que la lealtad se divide en dos. Y muchos gobiernos ya no exigen lealtad total a los ciudadanos.
La doble ciudadanía es aceptada cada vez más a nivel global y sigue al alza mediante nuevas leyes que se han implementado en varios países. Los gobiernos son conscientes de que la gente tiene lazos sentimentales e intelectuales con sus países de origen, y que a la vez está construyendo lazos similares en un país nuevo.

(de un texto del internet)


Muchas veces, no demasiadas, me han preguntado por el tema de la doble lealtad. No puedo siquiera identificar el perfil de aquellos que han tocado el tema. No creo que  pueda evitar  tocar el tema en el marco de mi sionismo , siendo argentino, amando a la Argentina, a los argentinos y yo mismo sintiéndome argentino después de más de 37 años en el extranjero. Nunca sentí el conflicto y nunca me sentí un traidor por haber abandonado  la Argentina. Me permito pensar y por supuesto el tema queda abierto, si es que resulta importante para alguno. Las razones son varias y el orden no implican alguna importancia relativa:
En el año 1955, tenía  6 años se produjo la revolución que derrocó a Perón, él se refugió en España, mis propios padres habían nacido en Alemania y Rumania y se refugiaron en Argentina. Mi abuela materna, que nació en el mismo pueblo que mi madre, era de nacionalidad húngara. Muchos años más tarde incluso el chiste aducido a Einstein (*) me cuadraba perfectamente al valor “patria”, que era especialmente utilizado por los militares para derrocar gobiernos democráticamente elegidos. Esa era la infraestructura que me permitió crecer con la sensación de ser “cosmopolita” y no atenerme jamás a lemas sino a hechos, construir programas que tengan asidero y sean viables, desde mi perspectiva por supuesto.

Mi propio padre  se convirtió en argentino y vivió agradecido a la Argentina que le dió refugio y seguridad, no dejaba de poner tranca a la entrada de la casa a las 9 de la noche, hora que iba a dormir pues a esa misma casa había entrado un ladrón (Romero, hijo de la muda) y asesinó al dueño anterior. No hablo de la Argentina ahora, sino años 1950… Si  llegaba más tarde, dormía afuera.

En realidad creo yo, una sola vez pensé el tema de la doble nacionalidad, fue en el verano del año 1981. En un restaurante humilde (no soy de ir a restaurantes caros, lo mas caro durante años para mi fue Pipo de la calle Uruguay de la Capital Federal y no todos los días por supuesto). El restaurante en Saint Moritz, el mozo que me atiende argentino. Obviamente nos ponemos a conversar y me cuenta que siendo hijo de italianos pudo ingresar a Italia y de ahí a Suiza. Era un técnico mecánico que había trabajado en la General Motors y cuando esta cerró en el año 1978 , con la indemnización por despido abrió una verdulería. El programa no funcionó, perdió también ese negocio y decidió probar suerte en el exterior. En ese momento yo mismo pensé en el, en su sensación de frustración de tener que haberse ido con una mano atrás y otra adelante.  Me fui con una idea, con una ideología, con estudios académicos, sin duda con otro equipaje.

Paralelamente a ese encuentro con el argentino, hijo de italianos, trabajando en Suiza, se estaba dando en Israel la llegada de amigos míos anteriores a mi propia emigración, que optaron por incorporarse a movimientos argentinos de cambio (para algunos “la guerrilla”). En muchos casos salieron de la noche a la

mañana, con cédula por Uruguay. Algunos están aquí, otros regresaron, otros llegaron a diversos países. Qué pasa con la doble lealtad de ellos? Porque los que se quedaron allí por haber perdido algún cercano son más leales? O tienen más derechos!!! También los que están aquí, o en otras partes del mundo o regresaron, se salvaron de perder su propia vida.

En el año 2000 se terminó el tema en forma absoluta. Conocí aquí en Israel un turista cubano, de nacionalidad argentino, siendo su padre comunista tuvo que emigrar a un país latino. El niño, judío, llegando a su madurez decidió emigrar a Cuba por identificación con la Revolución. Eso fue en el año 1961 o 1962. No creo que alguna vez se haya planteado algo con la doble lealtad. Por ser argentino y no haberse nacionalizado cubano tenía posibilidades de salir de Cuba como turista y así llego aquí. Vino a visitar a un amigo que optó por incorporarse a un Kibutz en Israel. (de ahí nuestra relación). En el año 2008 volvió a Israel, ahora acompañado por su esposa, cubana y católica. Su esposa y mi esposa siendo Navidad viajaron a Belén, lugar natural para los cristianos de esta zona.

  (*) "Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío."


Yossi May  2-10-2010
--
yossi may (julio)
leer mas? mio y de otros a elegir http://yossimay1949.wordpress.com/
http://diarios.izcallibur.com/siguelboim/los_tesoros_de_yossi_may/
http://paginantes.blogspot.com/
http://muestrariodepalabras.blogspot.com/
http://revistacuis.googlepages.com/
http://www.fantasiasdelquijote.com.ar/paginantes.htm
http://www.freewebs.com/kalidoscopio/
facebook.com/juliomay

Visita tu grupo

 

Índice deTrabajos especiales

 

INDEX

Rincón Litrerario y Taller Literario de Luis Alberto Battaglia - BATTALETRAS Visitaron Ediciones Battaglia Virtual (incluído blog)

Visitaron Ruscador Argentino Lahormydoc

Free Website Counter

Visitaron Ediciones Battaglia Virtual (no incluído blog)Free Website Counter

 

PROYECTO EB