[paginantes] RECONOCIMIENTO HOY ULTIMA EMISION DE "SOMOS DOS"

De: LONG-OHNI <long-ohni@arnet.com.ar> Añadir a Contactos

El último miércoles de este mes de septiembre , a las 21, por Radio Cultura, se difundirá la emisión final del programa “Somos dos”, que durante cinco años ha venido saliendo al aire bajo la conducción de María Cristina Berçaitz , escritora y editora del sello Algazul.

Realmente es penoso que desaparezca es t a manifestación del periodismo cultural, arrastrada , como tantas otras ,  por las endémicas falencias financieras a las que se tiene sometida la cultura. Sin dejarse amilanar por la indiferencia o la negligencia de quienes debieran aportar a nuestra cultura, Cristina Berçaitz se hizo cargo, personalmente, de sostener los gastos exigidos para continuar con su labor, pero un aumento en las tarifas dispuesto por la emisora para la venta de sus espacios terminó por hacerle imposible la continuidad.

       Mucho es lo que ha hecho este programa para todos los que vinieron escuchándolo durante estos 5 años, oyentes de nuestro país y de muchas otras partes del mundo y es por ello que corresponde agradecerle el denodado esfuerzo y la enorme responsabilidad con que ha realizado esta tarea.

Corresponde en este momento hacer el balance del trabajo realizado por Cristina Berçaitz y, más aún, darlo a conocer. Hemos de destacar entonces el notable valor que este programa ha sabido sustentar, sin altibajos, durante tanto tiempo, un valor especial y poco frecuente que radica en haber concebido el programa en términos de un canon de exigencia lamentablemente muy poco frecuente. Y es que Cristina Berçaitz tuvo la inteligencia, la sensibilidad y la sagacidad como para realizar un programa cultural sin caer nunca en los estereotipos “culturosos”, esos en los que se hace valer más la cáscara que las nueces. Su programa, gestado en un ámbito de intimidad muy peculiar ha sido sin duda impar en nuestro tiempo y en nuestro medio. Fue, por decirlo de alguna manera, una suma de conversaciones de una versatilidad asombrosa o, mejor dicho, una única, prolongada y profunda conversación que, concientemente, dejó en un muy último plano a lo informativo para privilegiar lo formativo, lo ilustrativo, lo sustancioso, lo esencial, lo sugerente, en fin, las llaves que permiten abrir el pensamiento y la reflexión, el diálogo y la amplitud de las miradas promoviendo un universo de afinidades y contactos que ella misma, desde su propia delectación, tuvo la voluntad de hacerlo expresivo.

          Desde este lugar de exigencia en el que le dio vida a este programa entendiendo que lo cultural no podía quedar circunscripto a un coto cerrado sino, por el contrario, ambiciosamente abarcador, lo cual, lejos de entenderse como defecto debe verse como una virtud bien poco común, es que Cristina Berçaitz se topó con la dificultad para conseguir sponsors que, con seguridad, estarían más interesados en promocionar lo propio que no la cultura, lisa y llanamente.

        Sí, una enorme dificultad porque Somos dos no fue un programa circunscripto ni a la literatura, ni a la música, ni al teatro ni al cine, ni a las artes plásticas, sino que atendió siempre a todo el conjunto de lo que mueve al espíritu, al punto de que las inquietudes llegaron a extenderse incluso a la crítica de costumbres, a los hábitos sociales, a la ciencia, a la historia, a lo anecdótico de cada día y hasta a los recuerdos de quienes los tienen , testimonios de la cultura viva . En el transcurso de esa hora semanal charlada, una especie de íntima tertulia rica y exquisita en todos los sentidos, la cultura no fue una suma de disciplinas, sino el comentario sensible “entre dos” de  todo tema que fuera abordado, charlas en las que supo elegir con inteligencia y extraordinaria percepción a personajes de verdadero nivel de nuestra vida cultural y con las que supo entregar a su público lo mejor de sí y de sus interlocutores para brindar a su público el precioso alimento para el espíritu y el indispensable estímulo para muchas reflexiones.

         Será el último miércoles, la última velada de estas charlas íntimas propicias para el goce y el conocimiento y no podemos menos que estimar que esta pérdida, este final es, a todas luces, lamentable . Pero todos sabemos que Cristina Berçaitz , lejos de abandonar el barco de su empeño, continuará bregando inteligentemente por la cultura desde www.cristinabercaitz.com.ar y su editorial Algazul.

         Nos queda sólo por decir: Gracias, Cristina.

Visita tu grupo

 

Índice deTrabajos especiales

 

INDEX

Visitaron Buascador argentino Lahormydoc:

Free Website Counter
Online Degree Programs

Visitaron Ediciones Battaglia Virtual: 

Free Website Counter
Free Counter 

 

Visitaron esta sección